May 11 • 33M

RADIO BF #5 Disney, el salvaje Oeste y los fardos de paja

4
 
1.0×
0:00
-32:55
Open in playerListen on);
Un podcast en el que te acercamos noticias, personajes, libros e historias inspiradoras y su contribución al diseño y la construcción saludable.
Episode details
Comments

Puedes también escuchar el episodio, en tu plataforma de audio favorita:

En 1933 una cinta producida por Walt Disney, basada en la fábula de los tres cerditos, obtuvo un Óscar al mejor cortometraje de animación.

Esta fábula, cuyo origen data del siglo XVIII, comenzó a ganar popularidad hacia el año 1840 y fue incluida en los English Fairy Tales de Joseph Jacobs, en 1890.

La historia es bien conocida.

Sin embargo, en el corto de Disney, el astuto cerdito de la versión original que luego construye su casa con ladrillo, se ha convertido, además, en un cerdito práctico, a quien sus hermanos, que levantan sus casas con paja y ramas, cantan:

“No tiene tiempo de jugar, de cantar, de bailar. Sólo sabe trabajar.”

Culminada la revolución industrial, la visión según la cual las personas labran su personalidad sólo y a través del trabajo está completamente asentada.

El progreso, visto desde la antigüedad clásica como el avance en el conocimiento, la libertad y la justicia, es accesible ahora universalmente a partir del trabajo asalariado y se convierte en el objetivo común e irrenunciable tanto de quienes poseen los medios de producción y como de la clase trabajadora.

El postulado de Adam Smith, según el cual no es la naturaleza sino el trabajo la fuente de los productos que una nación consume, se impone como verdad absoluta.

En pleno proceso de cambio de paradigma, en las dunas de Sandhills de Nebraska, alentados por la Ley de Homestead de 1862 y la Ley Kinkaid de 1904, 1,6 millones de colonos se asentaron en una superficie equivalente al 10% de la de Estados Unidos.

Free soil, free labor, free speech” era la consigna en un territorio norteño abolicionista que ofrecía tierras a cualquier persona adulta, incluidas mujeres, inmigrantes y población negra, que no hubiera tomado las armas contra el gobierno federal.

En este escenario, la creciente necesidad de forraje para alimentar la actividad de las granjas impulsó la tecnología necesaria para envasar el heno de una manera práctica.

Almacenarlo suelto en pajares o incluso al aire libre dejó de ser una opción y tras los primeros intentos de comprimir el heno, que reportó mejoras añadidas en su transporte, las empacadoras mecánicas se generalizaron a partir de 1890.

Los fardos de paja inician así su historia.

Notas adicionales

Fuente: Joseph Jacobs, English Fairy Tales (Londres: David Nutt, 1890), no. 14, págs. 68-72

Corto “Los tres cerditos” de Disney, de 1933. A pesar de las reticencias iniciales de la distribuidora la cinta obtuvo un Óscar.

Para una historia sobre las empacadoras de heno, consultar este enlace, en el que también puede revisarse una recreación del incipiente proceso de empacado mecánico.

Varias imágenes de las viviendas de los pioneros norteños que dan una idea precisa de las primeras edificaciones levantadas con paja

Imagen de la casa de paja de la familia Simonton, Purdum, Nebraska (1908) www.prairiefirenewspaper.com 

Fuentes consultadas

Ensayos

  • El 20 de octubre de 2014 se realizó un ensayo memorable en el laboratorio del IDIEM de la Universidad de Chile en Santiago: Un muro de fardos de paja con estuco de barro fue sometido a una exhaustiva prueba de fuego. Es el primer test oficial de este tipo no solo en Chile, pero en todo el mundo hispanohablante. El resultado: el muro resistió más de 2 horas sin mostrar ninguna debilidad, por lo que recibió la etiqueta F-120, es decir 120 minutos de resistencia al fuego.

Vídeos sobre la resistencia al fuego de las balas de paja: