#3 Fachada ventilada

Cuando las apariencias tienen contenido.

Una fachada ventilada es un sistema constructivo de cerramiento exterior constituido por una estructura de soporte, una capa aislante, y un material de revestimiento que se fija al edificio con una subestructura.

Gracias a esta subestructura, entre el muro portante y el material de revestimiento se crea una cámara de aire, no estanca, que permite la ventilación.

Este tipo de fachadas por lo general permite acabados duraderos y de gran calidad, y ofrece buenas prestaciones higrotérmicas y acústicas.

Es un sistema constructivo ideal, no solo para obras nuevas, sino también para reformas de viviendas existentes que buscan mejorar su nivel de eficiencia energética.

A TENER EN CUENTA: Para reformas de casas ya existentes, es un sistema muy práctico en cuanto todo el trabajo se realiza por el exterior, evitando así interferir con la vida al interior de las viviendas.


Esta edición de Casas Saludables ha sido patrocinada por Trespa Meteon.

Para conocer las prestaciones de una fachada ventilada y el nivel de acabados a los que podemos llegar te invitamos a conocer el trabajo y los productos de Trespa®.

Trespa International es una empresa holandesa líder en producción y tecnología de HPL (placa formada por fibras naturales o capas de fibra celulósica impregnadas con resinas termoestables y unidas entre sí mediante un proceso de alta presión) cuya aplicación estrella es la fachada ventilada.

Para conocer más sobre fachadas ventiladas, su instalación y los productos de Trespa Meteon puedes acceder a ellos desde aquí:

✍🏼 ¿Te gustaría patrocinar Casas Saludables y Eficientes escribiendo y mostrando tus servicios y/o productos? Toda la información aquí >


Como dijimos, una fachada ventilada presenta una cámara ventilada entre las placas Trespa® Meteon® y/o Pura® NFC que conforman el acabado de la misma y el material base o sustrato al que se fija.

Dicha cámara alberga por norma general un aislamiento térmico.

La cámara de ventilación permite la entrada y salida del aire exterior a través de aberturas, como rejillas de ventilación en arranque y coronación de la fachada, así como juntas entre paneles de revestimiento.

Las fachadas ventiladas tienen una cámara de ventilación entre el aislamiento térmico y el revestimiento exterior de la fachada o, en el caso de estructuras no aisladas y/o de madera, entre el sustrato de soporte y el revestimiento de la fachada.

La zona de ventilación está conectada al aire exterior a través de aberturas de suministro de aire en el arranque de la fachada y aberturas de escape en la coronación del cerramiento o secciones del muro soporte (por ejemplo, ventilación trasera del muro), lo que garantiza un intercambio de aire continuo.

Se componen de los siguiente elementos:

  • Elementos de revestimiento.

  • Cámara ventilada (aberturas de ventilación, espacio de ventilación posterior).

  • Subestructura.

  • Elementos de fijación.

  • Cuando corresponda aislamiento térmico, accesorios y muro portante (Obra seca o húmeda).

Análisis y comportamiento de una fachada ventilada

Al hacer un análisis de cómo funciona una fachada ventilada, podemos distinguir varios tipos de comportamiento:

  • Comportamiento térmico.

  • Comportamiento acústico.

  • La estanqueidad al agua.

  • El comportamiento higrotérmico.

  • La protección solar.

  • La protección de la estructura del edificio del estrés térmico.

Comportamiento térmico.

Gracias al aislamiento continuo se reducen puentes térmicos y pérdidas de calor o climatización y la cámara de aire reduce problemas por radiación o transmisión térmica.

En el esquema podemos ver como:

  1. El flujo de aire caliente tiende a subir por la cámara de aire (efecto chimenea).

  2. Renovación del aire a través de las juntas.

  3. Solución de puentes térmicos en puntos conflictivos.

  4. El flujo de calor transmitido al interior es mínimo.

  5. El aislamiento en el exterior favorece que no haya pérdidas de calor en invierno ni de climatización en verano.

Podemos ver como en verano se reduce la absorción de calor  y en invierno disminuyen los problemas de condensación.

Comportamiento acústico.

La mejora del aislamiento acústico dependerá de las características acústicas del  material aislante que instalemos. 

Se produce un efecto tambor (por la vibración de la placa), los sistemas de Trespa y aislantes con buenas prestaciones acústicas, hacen que se minimice al máximo la posibilidad de que se produzca el efecto tambor.

El aislamiento se coloca en toda la superficie de la fachada de manera continua, cubriendo los posibles puentes acústicos (como son los huecos/ventanas,etc.) y absorbe parte del sonido que le llega del exterior

Este efecto depende mucho del diseño y materiales de la hoja exterior.

Estanqueidad al agua.

Trespa® Meteon® es una barrera protectora y resistente frente agentes atmosféricos. La fachada está expuesta continuamente a las condiciones climáticas como fisuras y daños por humedad

La fachada ventiladas son resistentes a la lluvia.

  1. Resiste las acciones del viento, protegiendo a la hoja interior y a la estructura soporte.

  2. Limita la penetración del agua de lluvia ligera y bloquea la entrada de la lluvia fuerte a la segunda hoja. En caso de que penetre algo de agua, el flujo de aire de la cámara facilita el secado.

  3. Flujo continuo de aire entre la lámina exterior y la interior. Esto favorece la disminución de problemas de humedades.

  4. Flujo de aire por convección térmica. El flujo de aire caliente tiende a subir por la cámara de aire evaporando cualquier entrada de agua y condensaciones.

  5. Transpiración del edificio. El aire se renueva a través de las juntas de la hoja exterior y aberturas inferiores y superiores.

Para que este sistema funcione es importante una buena ejecución. Los puntos más conflictivos son el arranque de fachada, la coronación y los huecos en fachada.

Comportamiento higrotérmico.

La fachada ventilada evita condensaciones y humedades en cuanto es una barrera térmica tanto en épocas de invierno como en verano.

  1. El flujo de aire que circula en el interior de la cámara de aire, favorece la difusión del vapor de agua que se transmite desde el interior.

  2. La hoja exterior bloquea la entrada de lluvia a la hoja interior. El aire que circula en el interior de la fachada facilita el secado de la hoja exterior, lo que favorece que no se produzcan problemas de humedades o de condensación

Protección Solar.

Trespa® Meteon®, además de mantener el color, disminuye las radiaciones directas, protegiendo la hoja interior y la estructura. Mientras menor sea la cantidad de luz absorbida se minimizan las ganancias solares.

  1. Radiación solar incidente.

  2. Radiación solar disipada al exterior.

  3. Radiación solar reflejada.

  4. Flujo de calor evacuado por la ventilación de la cámara de aire.

  5.  Flujo de calor transmitido al interior (mínimo).

Protección de la estructura del edificio al estrés térmico.

Por la protección térmica global hay reducción de patologías a largo plazo. La fachada ventilada es una solución óptima para proyectos de rehabilitación.

  1. El flujo de aire caliente tiende a subir.

  2. La mayor parte del calor por radiación solar se reflejará y el que se filtra activa el efecto chimenea.

  3. El calor que penetra en el edificio es casi nulo.

  4. La transmisión de calor es casi nulo.

  5. Un sistema de fachada ventilada favorece que no haya pérdidas en verano.

Evaluar la idea de construir una fachada ventilada es una muy buena opción a la hora construir una casa o rehabilitar una fachada, ya que además de proteger la fachada y alargar su vida útil, proporciona aislamiento acústico y térmico, con todo el beneficio que eso conlleva.


Gracias por leer Casas Saludables y Eficientes.

Si te ha gustado este artículo, no te olvides de marcar abajo un corazón ❤ y de compartirlo por email o redes sociales 🚀 con otras personas a las que les pueda gustar.

Un abrazo.

Igma.